Introspección

Escucha tu voz interior.

Conéctate.

Eso dicen los que saben del tema.

¿Cuándo la dejamos de escuchar? ¿En qué momento dejamos de soñar? ¿cuándo dejamos de permanecer expectantes a esa voz?, esa que nos ayuda a ser plenos y felices, porque somos quien somos.

Estoy en una etapa de mi vida que siento es un parteaguas, en la que me cuesta tanto virar hacía un lado sin empezar a extrañar el camino que no se ha tomado.

Son tantas cosas a la vez, y puede ser que a la vez no sean muchas, o más bien que sean situaciones o prejuicios de lo que se supone debemos ser o debemos cumplir.

Pero lees una nota donde habla de pobreza en nuestro país, donde una familia debe ganar 3 salarios mínimos al menos para medio comer, y aún así seguir en pobreza.

Entonces pienso, ¿Cómo dejo mi trabajo? Ese que me ha dado tanto, pero al que también le doy mucho de mí, mi tiempo, mis pensamientos, mis preocupaciones. Ese por el que doy gracias a Dios, pero al que a veces me cuesta ir.

Más por las tardes, a sabiendas de que mis hijos están sin mí, esperando a que llegue para revisar tareas, para jugar, para cenar, para estar con mamá.

Y los veo crecer y me entra una nostalgia, los extraño, ¿en qué momento crecieron tanto? ¿Cuándo fue que dejaron de ser tan bebés?

Es todo un arte el combinar ser mamá con trabajo fuera de casa, mi esposo me dice que mucho está en cómo veo las cosas.

Y tiene razón, hay que aprender a soltar…

Y regreso a donde empecé, ¿Qué es lo que quiero yo?

En introspección sigo, mientras lo descubro.

 

Gracias por leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s